Hace casi un año el nuevo gobierno asumía su gestión luego de 20 años de gobierno justicialista. Jorge Vergara, el intendente actual, se refirió a este período describiéndolo como un año bastante difícil, en donde se tuvo que hacer un gran esfuerzo para regularizar la situación que atravesaba el municipio, el cual se logró estabilizar al menos económicamente.

Vergara recordó además el paro que realizaron los empleados municipales el mismo día que él asumía en su actual función. El reclamo se debió a que los operarios municipales no habían cobrado el sueldo correspondiente al mes de noviembre. No obstante eso, tampoco se les había abonado las prestaciones a los locadores de servicio, ni a los proveedores que trabajaban con el municipio. En la actualidad se les paga a los empleados el último día hábil del mes y los proveedores cobran sus facturas a siete días como máximo, luego de que el expediente llega a tesorería municipal.

En cuanto a las inversiones, el mandatario destacó la licitación de seis camionetas que el municipio comprará a corto plazo, además de la compra de dos camiones, uno regador y el otro compresor para recolección de residuos. Se han licitado adoquines por más de 5 millones de pesos que permitirán adoquinar 20 cuadras de los barrios Martín Güemes y Municipal. Estas compras serán de contado efectivo, ya que Vergara considera que de esta manera se puede lograr la estabilidad económica permanente.

Nuestro medio, consultó al Intendente Municipal si se realizarán cambios en el gabinete para el próximo año, a lo que Vergara contestó: “Probablemente van a haber algunos cambios, todavía no se han evaluado todas las situaciones, pero posiblemente algunas modificaciones se van a realizar, en algunas áreas que lamentablemente no están funcionando”.

A la fecha no han transcurrido los nombres de quienes serían los directores que deberán dar un paso al costado, pero seguramente se conocerán en los próximos días ya que por los pasillos del municipio, se rumorea sobre los posibles candidatos a dejar su función, tanto por razones particulares o bien por un mal accionar en la gestión.